El ex titular de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, fue vinculado a proceso por los delitos de desaparición forzada, tortura y contra la administración de justicia, relacionados con el caso Ayotzinapa.

En la continuación de la audiencia de este miércoles, el juez de control Marco Antonio Fuerte Tapia determinó la vinculación a proceso del exfuncionario priista por su presunta participación en los tres delitos relacionados con el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, hechos ocurridos en septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

Al respecto, Antonio López, defensa de Murillo Karam, argumentó que no había “indicio razonable” alguno que vincule a su cliente con el caso Ayotzinapa, y desmintió que la “verdad histórica” haya sido una “confabulación fraguada” por su cliente para fabricar una narrativa sobre la desaparición de los normalistas.

Añadió que el delito de tortura que se imputa a su cliente prescribió en octubre de 2017, al igual que el caso de administración de justicia.

Momentos antes de la decisión del juez, el exprocurador tomó la palabra durante la audiencia, donde defendió la llamada “verdad histórica” sobre el caso y dijo que en siete u ocho años no han podido “tirar” dicha versión.

Murillo Karam fue detenido el viernes 19 de agosto, un día después de que se diera a conocer el Informe de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa, un informe en el que se revelaron algunos de los nombres de los funcionarios que organizaron la creación de “La Verdad Histórica”, término que fue acuñado por el propio Murillo Karam.

La llamada “verdad histórica”, se basó en la narrativa de que los 43 normalistas fueron secuestrados por integrantes de “Guerreros Unidos”, quienes quemaron sus cuerpos en el basurero municipal de Cocula, Guerrero, versión en la que se encontraron diversas contradicciones, por lo que se acreditó que en la investigación hubo un abuso de poder, y por ende, se entorpecieron los procesos de búsqueda y los procesos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *