Senadores de oposición consideraron este lunes que el tráfico de fentanilo debe tratarse como un asunto de “seguridad nacional”, tanto en México como en Estados Unidos.

La producción y venta de fentanilo por parte de los cárteles mexicanos se ha convertido en una de las preocupaciones más graves para Estados Unidos, equiparable a las armas de destrucción masiva y el cambio climático. De acuerdo con información proporcionada por el diario Milenio.

El senador Juan Manuel Fócil del PRD manifestó su preocupación sobre este tema y destacó que el gobierno mexicano debe prestar atención a la producción de fentanilo en el país por parte de los cárteles, lo que podría generar graves problemas en el futuro.

Fócil argumentó que el gobierno no puede ser permisivo y dejar que los delincuentes se salgan con la suya. Se deben tomar medidas para contrarrestar el tráfico y consumo de drogas que afecta a ambos países.

“Nos van a ocasionar graves problemas, así que no sólo es un tema de seguridad nacional para Estados Unidos sino también para México y este gobierno debe ponerle mucha atención. Ya no seguir dejando pasar las cosas, ya no decirle a los delincuentes abrazos y no balazos, porque entonces estamos permitiendo, está siendo permisiva la autoridad del Estado mexicano en vez de contrarrestar este delito y este consumo y tráfico de drogas, que es tan grave para los países que se ven involucrados”, destacó.

Por su parte, la senadora panista Kenia López responsabilizó al gobierno federal del aumento en la producción y consumo de fentanilo en México.

López afirmó que el fentanilo está causando daño a las familias y a los jóvenes del país y que el presidente Andrés Manuel López Obrador debe tomar medidas para detener su producción y consumo.

Asimismo, acusó al gobierno de no hacer nada al respecto debido a su interés en el poder o el dinero.

“El fentanilo hoy está lastimando a las familias de México, está lastimando a los jóvenes en México, incluso a los adultos, no tiene el fentanilo género. ¿Qué López Obrador no lo vea y no lo quiera detener? Solamente tiene dos razones: o es por poder o es por dinero”, aseguró.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *