El día pasado miércoles 15 de marzo se realizó una reunión extraoficial entre la Sedena y Ken Salazar, embajador de los Estados Unidos en México, el objetivo fue para presionar al gobierno de México para que compre los equipos de rayos X de las aduanas a la empresa Rapiscan Systems, de acuerdo a fuentes de la misma representación diplomática. Todo se debe porque está compañía era la opción más cara de todas porque su oferta económica es de 13 mil 500 millones de pesos, además en la actual administración el SAT, que en ese momento estaba a cargo de Raquel Buenrostro, ya les habían rescindido el contrato en enero de 2021 para proveer el mismo servicio debido a incumplimiento en entrega, mala calidad y sobre costos, además les impone una multa de más de 7 millones 500 mil pesos. Por ello, las presiones políticas influyen para elegirlos porque en una licitación pública promedio no era posible que ganarán.

Este viernes 17 de marzo se va a oficializar la compra a Rapiscan. En días pasados se hizo público que George Edward Walther-Meade, director de México y Latam de esta compañía, ingresó a prisión en Estados Unidos presuntamente por lavado de dinero y corrupción. Ya obtuvo la liberación bajo fianza, sin embargo este hecho no los exime de la responsabilidad de presuntamente engañar a las autoridades militares en el llenado de los formatos 16 y 17. Un grupo de funcionarios militares han salido a defender a esta empresa y a tratar de desvincular a Walther-Meade de dicha compañía, lo que algunos especialistas en seguridad lo ven como conflicto de intereses.

En el formato “17” se les pide declarar si se encuentran sometidos a algún procedimiento de carácter penal, civil y/o administrativo, y Walther-Meade si estaba siendo investigado por el Departamento de Justicia de EU. En el formato “16” se exige manifestar que no tienen juicios, demandas e interpelaciones legales por incumplimiento ni se encuentran sujetos a un procedimiento de rescisión contractual ante la administración pública federal. Sin embargo, el SAT ya les había rescindido el contrato.

Y habría que sumar que a finales de diciembre de 2022, la Semar le adjudicó de forma directa un contrato por 3 mil 800 millones de pesos para controlar las aduanas de los puertos del país. Con esto, se suman las adjudicaciones directas que le dieron a Rapiscan en las administraciones pasadas de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, todo a través de Genaro García Luna.

Otro hecho importante, es que la compañía Muddy Waters, que se encarga de la venta de acciones a corto plazo en Estados Unidos, realizó un estudio que determinó que la empresa OSI Systems, que es matriz de Rapiscan, le había vendido escáneres de rayos X al gobierno mexicano de Calderón y Peña que eran obsoletos y no realizaban la función para la cual fueron contratados y también eran megacontratos con sobreprecio. Habría que sumar que la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) de EU en su momento los acusó de falsificar pruebas de software.

En 2011, Rapiscan fue contratada para instalar 42 sistemas pero fue hasta el 2014, que lograron colocar todos. En esta licitación, se les piden 170 equipos para instalarse a más tardar el 30 de noviembre de este año, de los cuales 4 son portales para autobuses de pasajeros, 7 portales para revisión de carga ferroviario, 18 portales para revisión de vehículos de carga vacíos, 54 portales de rayos X de alta energía para revisión no intrusiva de vehículos de carga y 87 portales de rayos X para revisión de vehículos ligeros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *