El magnate de las criptomonedas Sam Bankman-Fried fue arrestado el lunes en Bahamas, informaron autoridades estadounidenses que buscan imponerle cargos por el colapso de la plataforma de criptomonedas FTX, al tiempo que los reguladores de Wall Street le acusaron este martes de estafar a los inversores.

“Daremos más información sobre la acusación” el martes en la mañana, indicó en un tuit el fiscal Damian Williams, que no precisó la naturaleza de los cargos.

Sin embargo, temprano este martes, el regulador de Wall Street, la Securities and Exchange Commission (SEC), le acusó de orquestar un sistema que apuntaba a estafar a los inversores.

“Afirmamos que Sam Bankman-Fried construyó un castillo de naipes fundado en el engaño, señalando a los inversores que se trataba de uno de los sistemas de criptomonedas más seguros”, declaró en un comunicado el presidente de la SEC, Gary Gensler.

Bankman-Fried hizo varias apariciones en medios en el último mes, pese al riesgo de ser procesado por fraude tras la caída de la firma que a inicios del año era valorada en 32 mil millones de dólares.

El fiscal general de Bahamas, Ryan Pinder, informó en un comunicado a través de Twitter que Estados Unidos “presentó una denuncia” contra el hombre de 30 años y “probablemente solicitará su extradición“

El exjefe de FTX comparecerá el martes ante una corte de la capital bahamense, Nassau.

Ambos países “tienen interés en responsabilizar a las personas vinculadas con FTX que hayan defraudado al público o violado la ley”, dijo Philip Davis, primer ministro del reino ubicado al noreste de Cuba.

Agregó, citado en un comunicado, que Bahamas conducirá su propia “investigación criminal sobre el colapso de FTX“.

En Estados Unidos, “si es condenado por fraude podría pasar el resto de su vida en prisión, dada la cifra”, estimó Jacob Frenkel, de la consultora Dickinson Wright.

“No habría acusación si los fiscales no estuvieran absolutamente convencidos de que van a obtener una condena”, agregó el experto en investigaciones federales que trabajó para la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC).

“Poco conocedores”

Se esperaba que este martes Sam Bankman-Fried declarara ante un comité de la Cámara de Representantes estadounidense, junto a John Ray, el nuevo director de FTX.

Los antiguos ejecutivos de la plataforma han mostrado un “total fracaso” en todos los niveles de control, gastando sin contar el dinero de sus clientes, dijo el lunes John Ray en un documento.

A primera vista “el colapso de FTX parece ser el resultado de la concentración absoluta de control en las manos de un pequeño grupo de individuos sin experiencia, poco conocedores y posiblemente corruptos, que no pusieron en marcha ningún sistema de control para una empresa a la que se confía el dinero o los activos de otras personas”, destacó el nuevo responsable.

Considerada una de las principales plataformas de intercambio de criptomonedas en el mundo, FTX dejó repentinamente de devolver dinero depositado por sus clientes a comienzos de noviembre, en medio de una caída de valor del bitcoin. El grupo se declaró en quiebra el 11 de noviembre.

“Nunca traté de defraudar a nadie”, aseguró Sam Bankman-Fried a finales de noviembre en una conferencia organizada por el diario The New York Times. “Claramente cometí muchos errores y daría todo por poder enmendar ciertas cosas”, apuntó.

El exjefe de FTX optó por dar múltiples entrevistas y formular declaraciones en Twitter, a pesar de la gravedad de las acusaciones en su contra.

“Frenesí de gastos”

“Fue una estrategia demasiado riesgosa”, indicó Jacob Frenkel.

La investigación ya demostró que activos depositados por los clientes de FTX estaban colocados en la sociedad de inversiones en criptomonedas Alameda, también fundada por Sam Bankman-Fried.

Esa utilización de los fondos constituiría fraude si se comprueba que violó los términos del acuerdo entre FTX y sus clientes, estiman juristas.

FTX también estuvo bajo un “frenesí de gastos” a partir de fines de 2021, con unos 5 mil millones de dólares en empresas e inversiones que “puede que solo valgan una parte” de eso, según John Ray.

La plataforma también desembolsó a título de préstamos o pagos más de 1 mil millones de dólares a personas dentro de la empresa.

Para el nuevo gerente que ha supervisado varios casos de quiebra, entre ellas la del gigante energético Enron, el objetivo ahora es “maximizar el valor” de los activos que aún tiene FTX para, en lo posible, reembolsar a clientes y acreedores del grupo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *