El volcán de Fuego arrojaba lava y cenizas este domingo, lo que llevó a las autoridades a cerrar preventivamente el principal aeropuerto de Guatemala y una carretera.

El volcán de Fuego, de 3.763 metros de altura y ubicado a unos 35 kilómetros de Ciudad de Guatemala, inició su nueva fase eruptiva la noche del sábado.

El aeropuerto internacional La Aurora de la capital guatemalteca fue cerrado a media mañana “temporalmente”, dijo la Dirección General de Aeronáutica Civil en un comunicado, debido “a la presencia de cenizas” cerca de la pista.

El cierre obligó a desviar al menos dos vuelos que debían aterrizar en La Aurora, uno desde Miami y otro desde Santo Domingo, y a retrasar el despegue de otros aviones, según fuentes aeronáuticas.

Además, una carretera que conecta el sur y el centro del país permanecía cerrada preventivamente el domingo por la erupción del volcán de Fuego, el más activo de Centroamérica.

La ruta RN-14 fue cerrada por “prevención” tras el descenso de material por las laderas del volcán y la caída de ceniza, dijo a periodistas Juan Carlos Aquino, vocero de la Policía de Carreteras.

El cierre se mantiene en dos tramos de la carretera, en los municipios de Escuintla y Alotenango, cercanos a la ciudad de Antigua, la capital colonial de Guatemala y principal centro turístico del país.

El volcán de Fuego inició su nueva fase eruptiva con fuertes explosiones, expulsión de ceniza, flujos de lava y material ardiente (flujo piroclástico), señaló el Instituto nacional de vulcanología de Guatemala.

La erupción mantiene una “fuente incandescente” de lava por sobre 300 metros sobre el cráter y una columna de ceniza que se eleva más de dos kilómetros de la cima de este volcán situado entre los departamentos (provincias) de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez.

El Instituto de vulcanología alertó además sobre el posible descenso de más avalanchas de material ardiente por las laderas y barrancos.

Desde la colonia

En el poblado indígena de Alotenango, situado a nueve kilómetros al este del volcán, sus habitantes vieron la noche del sábado una súbita expulsión de lava que enrojeció el cielo.

“La población ya está acostumbrada de vivir esto y lo miran como si fuera normal”, dijo a la AFP el campesino maya Demetrio Pamal, de 28 años.

Sin embargo, al poblado llegaron numerosos turistas a fotografiar y hacer videos de la erupción, un fenómeno natural que ha causado la admiración de los extranjeros desde el siglo XVI.

Las crónicas coloniales narran que en 1524 el conquistador español Pedro de Alvarado fue el primer europeo que avistó la furia de este volcán. En 1932 una erupción lanzó cenizas hacia el este que llegaron hasta El Salvador (a 125 km de distancia) y Honduras (a 175 km).

Pamal contó que aunque en Alotenango están acostumbrados a las erupciones, muchas familias tenían preparadas anticipadamente una “mochila de 72 horas” con alimentos, agua, linterna y otros elementos de sobrevivencia, siquiendo recomendaciones de las autoridades.

Por ahora Protección Civil no ha ordenado realizar evacuaciones preventivas por la erupción del volcán, que permanece bajo permanente monitoreo, dijo a la AFP su portavoz, Rodolfo García.

Región de volcanes

El volcán de Fuego tiene la fama de ser el más activo de Centroamérica.

Esta región de siete países cuenta con más de un centenar de volcanes, muchos de los cuales son populares destinos turísticos, aunque ocasionalmente causan muertes y destrucción.

El 3 de junio de 2018 el volcán de Fuego provocó una avalancha de material ardiente que arrasó con el pueblo de San Miguel Los Lotes y cubrió parte de una carretera, dejando 215 muertos y una cifra similar de desaparecidos.

“Con lo que pasó en 2018 ahora las autoridades ya están más alertas y más activas”, dijo José Sul, otro vecino de Alotenango.

El volcán de Fuego colinda con el inactivo volcán Acatenango (3.500 metros de altura). Además, en Guatemala también están activos los volcanes Santiaguito (oeste) y Pacaya (sur).

A diferencia de los volcanes andinos de Sudamérica, los volcanes de Guatemala no tienen nieve en sus cimas debido al clima templado de Centroamérica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *