El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que, para México, el depuesto Pedro Castillo sigue siendo el Mandatario de Perú, además de indicar que las relaciones con ese país están en pausa.

“Reconocer que ganó democráticamente y que no se le puede destituir. Eso de origen, aunque esté en la Constitución peruana tiene una falla antidemocrática de origen. Esta es la historia de muchos años de inestabilidad política, todo esto de que van haciendo las constituciones, van haciendo las leyes a modo, lo que aquí pasó”, sostuvo.

Durante su conferencia matutina, López Obrador recordó que “acabamos de dar a conocer un documento que elaboraron los diplomáticos de México, Argentina, Bolivia y Colombia en donde con apego a acuerdos internacionales se exhorta a que se respete el voto de los ciudadanos y no se reprima al pueblo. No es injerencismo, nuestro Embajador está en su trabajo diplomático”.

Además, el mandatario se refirió a las relaciones entre ambos países.

“Está en pausa, en espera de lo que suceda y ojalá se busque una salida democrática”, comentó, descartando además que México vaya a retirar a su embajador en el país.

López Obrador aceptó que este tipo de posicionamientos no concuerdan con la política exterior de México.

“Es contraria a nuestros principios de política exterior. Cuando se daba un golpe de Estado, se llegaba al poder mediante las armas o a través de una invasión a nuestro territorio, siempre se buscaba el reconocimiento en el extranjero”, comentó.

López Obrador fue de los pocos mandatarios en expresar su apoyo a Pedro Castillo después de que el Congreso de Perú lo destituyó como presidente bajo la premisa de “permanente incapacidad moral”, tras el intento de un golpe de Estado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *