La compañía Agua Inmaculada celebró su 20 aniversario, con el crecimiento en el número de franquicias, al sumar en menos de ocho meses, más de 100 nuevas sucursales en el país y extranjero; es así que el modelo de negocio con propósito social de llevar agua purificada a quien más lo necesita ya suma más de 1,800 sucursales instaladas.

A través de estas sucursales, Agua Inmaculada logra la purificación de aproximadamente 450 millones de litros de agua al año, lo que representa más de 1.2 millones de litros diarios. Una meta que la ha llevado a consolidarse como una de las franquicias mexicanas con más unidades de negocio instaladas en Latinoamérica, logrando una gran infraestructura para millones de personas

Su modelo de negocios ha sido reconocido como una de las opciones de franquicia más rentables que existen en México por diversos organismos del mundo empresarial como la Harvard University y Asociación Mexicana de Franquicias.

Otros logros obtenidos en 20 años de historia son: contar con presencia internacional en países como El Salvador, Perú, Panamá, Colombia y Brasil, además de 8 Centros de Distribución (CEDIS) en todo el país, incluyendo el más reciente que se ubica en Montevideo, en la colonia Lindavista, en la Ciudad de México.

El mérito de obtener los mencionados reconocimientos, también se debe al esfuerzo realizado por Agua Inmaculada de desarrollar su propia tecnología con base en procesos de investigación y un minucioso trabajo directo e indirecto de más de 40 mil personas.

La franquicia mantiene su propósito de mantener siempre con un precio justo y evitando que se consuma líquido contaminado, gracias a su Laboratorio de especializado que monitorea la calidad del agua purificada de sus franquiciatarios, para que ofrezcan un líquido con excelentes parámetros para consumo humano.
Un problema que ha sido señalado por organismos como el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Autónoma de México (UAM), quienes estiman que en 7 de cada 10 envases rellenados de agua en el país se detectan bacterias y otros contaminantes.

Actualmente en México alrededor de 40 millones de personas consumen agua embotellada.

La historia de un gran emprendedor

Detrás del éxito obtenido por la franquicia Agua Inmaculada se encuentra la historia de su fundador, Eymard Argüello, quien creció en la ciudad de Puebla, cuenta con dos licenciaturas en administración de empresas por la BUAP y el IPN, además de distintos grados académicos adicionales.

Argüello es ejemplo de cómo el trabajo arduo y el estudio son la clave para crear una de las franquicias más exitosas de México.

La historia comienza desde sus años de estudiante, cuando Eymard Argüello se dio cuenta de los problemas a los que la gente se enfrentaba para adquirir agua purificada; esto debido a que las grandes empresas “otorgaban un servicio deficiente a un precio excesivo”, explica el empresario.

Por lo anterior y como un ideal de bienestar social, pensó en desarrollar un proyecto para proporcionar el agua purificada a las comunidades más alejadas y marginadas a un bajo costo, mediante lo cual ofrecería una solución social y derrama económica para innumerables comunidades.
Es así que, con solo 200 pesos, Eymard Argüello colocó su primer anuncio de agua purificada en el periódico.

El empresario cuenta que su primera oficina se fundó en 2002 y fue improvisada en un pequeño espacio dentro de su casa, donde por las mañanas colocaba su escritorio, una computadora y dos sillas y se reunía con las personas a explicarles su modelo de negocio.
El lanzamiento de Agua Inmaculada

Agua Inmaculada surgió en el año 2003 bajo el nombre “La Gota Inmaculada”; sin embargo, fue perfeccionando el modelo de negocio hasta contar con todos los elementos necesarios para incorporarse al sistema de franquicias en el 2011, como “Agua Inmaculada”.
Eymard Argüello Mancilla, fundador y CEO de la compañía ideó un sistema de purificación que fuera tan práctico que se pudiera instalar en cualquier lugar, incluyendo aquellas regiones donde las empresas transnacionales no llegaban, debido a los elevados gastos de logística que esto implicaba.
Con ello, creó una solución que ayudó a que cientos de personas tuvieran acceso a este producto de primera necesidad sin tener que pagar costos elevados por él.

“Por muchos años recorrí la República Mexicana, desde Tijuana hasta Cancún, y algo que me impactó demasiado es que la gente se enfermara al consumir agua contaminada. Vi un país con sed, con problemas económicos, con desempleo, con niños enfermos, zonas donde el agua tenía flúor y empezaba a dañar su salud”, expresó Argüello Mancilla.

Lo anterior fue su motivo para continuar con la solución que tenía entre manos: Agua Inmaculada, y con ello poder contrarrestar este problema, llevar salud y oportunidades a la población en México y el extranjero.
“Me di cuenta que en Latinoamérica tienen la misma problemática que en México, tienen problemas de escasez de agua, y en donde Agua Inmaculada podía hacer el cambio… Es un gran camino recorrido, somos una empresa de vanguardia, siempre estamos creando, innovando, mejorando el sistema de purificación, mejorando la interacción que tenemos con los franquiciatarios”, agregó.

Posteriormente, Argüello desarrolló diferenciadores y productos exclusivos en todo México como el Garrafón Rosita Hexagonal que lo ha posicionado al nivel de otras grandes empresas transnacionales.
Actualmente, Agua Inmaculada cuenta con distintos departamentos que se encargan de brindar asesoría y capacitación necesaria para emprender de manera exitosa sus franquicias.
Algunos de estos departamentos son: su Laboratorio especializado en análisis de agua, el departamento de Insumos, Atención a franquicias, conformado por las sub-áreas de Seguimiento y mejora de franquicias, Asistencia técnica, Verificación de franquicias y Asistencia preinstalación.
“Es así como esta empresa ha ido creciendo y adaptándose a las exigencias de sus franquiciatarios y consumidores finales, volviéndolos un motor en el desarrollo económico del país, siempre persiguiendo la misión de impulsar a todos hacia un futuro mejor, lleno de liderazgo, pasión y en especial de agua rica, pura y confiable a un precio justo para todos”, afirma Eymard Argüello Mancilla.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *